¿Por qué tanto relajo?

gcochez_084908

Haga clic en la imagen para ver el artículo original

El escándalo palaciego que motivó la designación del doblemente ex-Ministro de Gobierno, actual de la Presidencia como Vice-Presidente Provisional, aduciéndose la petición de una licencia del Vice-Presidente que se le presentó a nadie, nos debe llamar a la reflexión. El manejo de las influencias del Reino está minando la ya entorpecida labor del Gobierno sumiéndola ahora en una crisis nacional de autoridad: nadie sabe quién manda o, lo que es peor, todos se creen con derecho a mandar.

Artículo publicado el 10 de Mayo de 1981 en La Prensa de Panamá