El 11 de octubre de 1968, a sólo unos días de haber asumido la presidencia el Dr. Arnulfo Arias Madrid, los mandos medios de la Guardia Nacional, liderados por el Mayor Boris Martínez, dan un golpe Estado. En un comunicado oficial, los militares justificaron su acción en un supuesto intento de violentar la voluntad popular en las elecciones legislativas de Panamá. Aunque dijeron que encabezarían un gobierno provisional que prepararía el retorno al orden democrático, iniciaron una dictadura militar que duró 21 años, bajo cuatro regímenes distintos: Junta Militar (1968 a 1969), General Omar Torrijos llamado también “El Proceso Revolucionario” (1969 a 1981), General Rubén Darío Paredes (1981 a 1983) y General Manuel Antonio Noriega (1983 a 1989).

DSC_6377

Curso de ejecutivos de sistemas de la empresa IBM de todo al área centroamericana en San Salvador, El Salvador. Guillermo Cochez es el primero de derecha a izquierda del grupo que está sentado. (Haga clic sobre la imagen para ampliar) ­­­­

.

En ese escenario, la Universidad de Panamá debió cerrar sus puertas en 1969, lo que retrasó la graduación como abogado de Cochez. Mientras esperaba, trabajó en la empresa IBM como “Ejecutivo de Sistemas”, un cargo que según él mismo disfrazaba su verdadero papel de vendedor de computadoras y que lo llevó a viajar a Guatemala, México y El Salvador, demorando aún más la culminación de sus estudios. Pero su breve paseo por las artes comerciales fue bien desempeñado, pues en 1969 la empresa le da el Premio 100% de ejecutorias en ventas.

En uno de esos viajes de preparación a sus funciones conoció en El Salvador a quien era el Alcalde de su capital, José Napoleón Duarte, quien tendría una influencia decisiva en su formación política. En otro viaje, a Guatemala, representó a su partido en reunión de la Unión Demócrata Cristiana de América en Quetzaltenango, donde se vincula a líderes como el guatemalteco Vinicio Cerezo, quien posteriormente presidiría su país. Serían los pininos de Cochez en el área internacional política que tanto desempeñó en su vida partidaria.

En 1971, ya graduado como abogado, participó activamente en las protestas nacionales que se dieron con motivo de la desaparición en Santa Fe, provincia de Veraguas, del sacerdote colombiano Héctor Gallego, hecho que nunca se esclareció. Gallego, creyente en el respeto a los campesinos, denunció a los grandes terratenientes, principales sospechosos de su destino final. Esto lo vinculó mucho a la jerarquía de la Iglesia Católica Panameña y le hizo acreedor a varias persecuciones de la policía secreta del régimen militar.

DSC_6372Simultáneamente, otros acontecimientos más de índole personal tenían lugar en la vida de Cochez a principios de los 70. Poco después de su graduación, contrae matrimonio con Jacqueline West y juntos se van a Nueva Orleans, Estados Unidos, para continuar con sus estudios de maestría, donde se gradúa en 1973 como Master in Civil Law. Era su primer viaje a Estados Unidos, porque trabajando para IBM, el Consulado norteamericano le negó su visa. Hasta la fecha, Cochez cree que eso fue a consecuencia de haberse negado a delatar en la Universidad de Panamá las actividades políticas de los estudiantes comunistas.

Estando en Nueva Orleans, el Departamento de Estado lo invita a Washington junto a una decena de estudiantes graduados internacionales a conocer el sistema político de Estados Unidos.

Regresa a su país en 1974 y consigue empleo en Solís, Endara y Delgado, un bufete de abogados en el que era socio Guillermo Endara, quien luego se convertiría en el primer Presidente de la República tras la caída de la dictadura militar en 1989.

CRITICA-25 de diciembre 1985Allí trabajó Cochez por tres años, hasta que abrió su propia firma en 1978 “Cochez y Asociados”. Simultáneamente, es invitado por el Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, Doctor César Quintero, a impartir clases de Derecho Comercial. En esa institución de educación superior, Cochez desarrolló una larga y exitosa carrera de catedrático, condición obtenida mediante concurso de méritos. Allí laboró por 33 años, hasta su retiro en 2013.

Entre 1975 y 1977 también fue representante en Panamá del Comité Intergubernamental para las Migraciones Europeas (CIME), que con el tiempo adoptó el nombre de Organización Internacional para las Migraciones (OIM); dedicada a la gestión ordenada y humana de la migración, a la promoción de la cooperación internacional en esa materia y a la búsqueda de soluciones prácticas para la asistencia humanitaria a los migrantes que la necesiten, ya sean refugiados, desplazados u otro tipo de personas desarraigadas. Al servicio de ese organismo, Cochez coordinó el exilio de varios dirigentes políticos chilenos a diversos países como Cuba y la misma Panamá tras la caída del Gobierno de Salvador Allende, como Luis Corvalán, Secretario General del Partido Socialista de Chile, y Renán Fuentealba, Presidente del Partido Demócrata Cristiano chileno.

A mediados de esta década ya Guillermo Cochez- que se alternaba en su papel de abogado, profesor y líder del PDC  – estaba en la mira de la dictadura militar por su postura disidente y siempre beligerante. Tuvo certeza de ello cuando intentó obtener su licencia de locutor de radio, que era obligatoria para conducir espacios en radio o televisión, y que sólo se obtenía presentando exámenes de cultura general bajo la supervisión de la Dirección de Medios del Ministerio de Gobierno y Justicia.

Días después de asistir a las pruebas pertinentes, Cochez se encontró en un viaje hacia la capital de Panamá desde la ciudad de David con el Director de aquella entidad gubernamental. Aprovechando la coincidencia, le preguntó sobre el resultado de los exámenes y el funcionario – evidentemente confundiéndolo con algún oficialista – le reconoció que no todos los que presentaron tendrían sus certificados porque se habían “colado” algunos opositores, entre ellos “un tal Cochez”. El futuro embajador de la OEA contaría años después que permanecerá en su memoria la cara de aquel personaje, Rafael Sánchez Galán, cuando le dijo que él era ése infiltrado.

El 20 de enero de 1976 enfrenta otro desafío de la dictadura. Asume oficiosamente la defensa de Alberto Quirós Guardia (Betito), gran opositor,  propietario de Radio Impacto, quien compartía su programa con el dirigente sindical social cristiano Diógenes Gutiérrez. El régimen, encabezado en ese momento por el General Omar Torrijos, quien ostentaba el título constitucional de “Líder Máximo de la Revolución”,  deportó al Ecuador a Quirós Guardia y otros dirigentes panameños. Cochez es amenazado con un arma por el temible jefe de la policía secreta militar Nivaldo Madriñán, cuando intentaba subir al apartamento de Quirós, ya esposado para ser detenido. Su residencia permanecía rodeado por fuerzas policiales; hasta fue señalado falsamente de portar armas en el baúl de su vehículo.

Siendo Secretario General del PDC, su partido se abocó al estudio de los pactos canaleros firmados entre el General Torrijos y el Presidente Carter. Denunciaron local e internacionalmente que para que un acuerdo de esa trascendencia fuese firmado requería la existencia de un régimen democrático. No obstante lo anterior, como partido, aún en la clandestinidad, el PDC fue el único grupo político que hizo un análisis exhaustivo de las cláusulas de los nuevos tratados, pidiendo a sus simpatizantes que votaran a conciencia SI o NO. El tema del Canal fue siempre de estudio de la Democracia Cristiana, teniendo entre sus filas a eminentes abogados internacionalistas así como a expertos técnicos canaleros que laboraban allí.