Ha muerto el Rey… ¡Que viva el Rey!

guillermocochez_090134

Haga clic sobre la imagen para ampliar el artículo original

Durante una de mis clases en la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá explicaba a mis alumnos que las cosas perecían de dos forma. Por la acción o deterioro del tiempo o por la acción de un hecho imprevisto. Así como las cosas tienen esas dos clases de finales, lo shombres se acaban de igual forma. Si viven al igual que el promedio de los habitantes del país, tendrá su vida una duración de aproximadamente 70 años, terminándose algún día por la acción irremediable.

Artículo publicado el 4 de Mayo de 1981 en La Prensa de Panamá