Willy Cochez es un apasionado de la pintura. Hizo sus primeros trazos en 1973, pero la dinámica de su vertiginosa carrera lo obligó a olvidarse del lienzo por unos treinta años. Siendo aún embajador en la OEA, retomó el hábito del pincel y comenzó a crear obras abstractas, utilizando como fuente de inspiración su amor a la naturaleza y los colores del mundo.

Luego de su salida del organismo internacional y hasta la fecha, Guillermo Cochez ha alternado su amor por el arte con “el arte” de hacer oposición a todo lo que resulta incorrecto, polémico o ilegal. En territorio panameño, al finalizar el gobierno de Ricardo Martinelli, el abogado se dedicó a denunciar todas las irregularidades de esa administración. Mientras que, en el terreno internacional, continúo apoyando a la disidencia venezolana y cubana en su batalla contra lo que califican como regímenes dictatoriales.

En Julio de 2013, Willy Cochez se propuso a demostrar la tesis de que la verdadera nacionalidad de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, es la colombiana. Su campaña provocó que el sucesor de Hugo Chávez lo señalara de mal político y ser humano, y hasta lo llamara “demente” por  “inventar tremenda cuartada que bien ha utilizado la derecha venezolana en poner en duda su cargo de jefe de Estado”. (Ver reseña de la denuncia y vídeos relacionados y también artículo de opinión en El País).

En Noviembre de 2014 nuevamente el ex-embajador de la OEA genera revuelo fuera de Panamá cuando uno de sus comentarios causó que el presidente de Ecuador Rafael Correa bloqueara la cuenta Twitter de Cochez.

Lo siento, lo vamos a bloquear, no tenemos tiempo para cada nediocre (mediocre) que aparece queriendo llamar la atención, dijo Correa a través de su cuenta en esta red social. La reacción del mandatario fue consecuencia de un mensaje enviado por Cochez, en el que le preguntaba por qué “cobardemente” se rehusaba llevar a referendo el “capricho” de reelegirse indefinidamente. “Tiene temor a enfrentar a ciudadanía” (Leer reseña de la controversia).

En aquellos días, Cochez además trabajaba como abogado defensor del ex-asambleísta ecuatoriano Tito Galo Lara Yépez, detenido en Panamá en junio de 2013, tras revocársele el asilo en ese país y ser solicitado por Ecuador por estar presuntamente vinculado a un homicidio. Cochez reiteró en varias ocasiones que se trataba de un “perseguido político”. (Leer reseña sobre el Galo Lara de La Estrella de Panamá y aquí para leer la reseña de La Prensa de Nicaragua).

Recientemente, el exembajador Guillermo Cochez re-confirmó su compromiso con la causa democrática en Venezuela durante una entrevista que le hiciera el equipo periodístico de Diario Las Américas (Miami) el 11 de abril de 2015, en el marco de la reunión de más de 30 expresidentes iberoamericano en un hotel de la capital del istmo para firmar la “Declaración de Panamá”; un documento a través del cual estos líderes de importante reconocimiento y peso denunciaron la “alteración de la democracia en Venezuela” y exigieron a todos los jefes de Estado y de Gobierno presentes en la VII Cumbre de las Américas – que se desarrollaba justo en Panamá – que unan esfuerzos en pro de “construir una alternativa democrática” a la aguda crisis que vive la nación caribeña.

Al evento asistieron decenas de periodistas de todas partes del mundo y por espacio de tres horas dejaron por completo a un lado el seguimiento de la Cumbre para cubrir lo que para muchos fue la noticia más importante del día. Lilian Tintori y Mitzy Capriles de Ledezma, esposas de los líderes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma, encarcelados por el Gobierno de Nicolás Maduro, estuvieron presentes en la actividad como invitadas especiales, pues en el evento se reiteró el pedido de libertad inmediata para todos los presos políticos.