DSC_6368

Impactos de proyectil en la placa del vehículo en el que viajaba
Cochez el 13 de septiembre de 1986 durante la balacera en el
puente de San Miguelito.

Otras situaciones menos agradables ocurrieron durante su primer ejercicio como legislador.

El 13 de septiembre de 1986 se organiza en la Ciudad de Panamá una caminata para conmemorar el segundo aniversario del homicidio de Hugo Spadafora. Era desde el Seminario San José, hoy Colegio Monseñor Francisco Beckman, hasta el centro de la ciudad. Grupos militares junto a fuerzas civiles de choque esperaron a los opositores, entre los que estaba Cochez, en el puente de San Miguelito donde iniciaron una balacera. Uno de los manifestantes, el mini empresario Carlos Efraín Gúzman Baúles, fue alcanzado por los tiros y murió desangrado. Los manifestantes corrieron hacia la ciudad y los vehículos de éstos, detrás de la marcha, salieron camino a Colón.

El carro de Cochez, una camioneta Mitsubishi Montero, estaba conducido por uno de sus asistentes, el estudiante Abdiel Antonio Gutierrez (hoy Vicepresidente de Comunicaciones de la Autoridad del Canal de Panamá). Los miembros del G-2 emprendieron la persecución sobre los vehículos que retrocedían. Gutiérrez salvó su vida milagrosamente porque su vehículo fue abatido con más de 30 perdigonazos y pudo esconderse en el Centro de Retiros Espirituales en Emaus, donde un sacerdote lo ocultó hasta el retorno de la calma.

guillermocochez_100558Luego, el 5 de febrero de 1988, cuando Estados Unidos hizo público el llamado a juicio contra Noriega – acusado de narcotraficante en las ciudades de Tampa y Miami – en la famosa Calle 50 de la Ciudad de Panamá se festejó la medida. La esposa de Cochez se acercó al lugar en compañía de su hija Edna de 11 años de edad. Cuando las fuerzas policiales aparecieron para reprimir la manifestación, uno de los oficiales se dio cuenta de que allí se encontraba la señora del opositor. Inmediatamente fue detenida. La pequeña Edna quedó en la calle, donde algunos ciudadanos se hicieron cargo de protegerla mientras la llevaban a su casa.

Amigos y colegas diputados de Cochez le advirtieron que no se presentara en la delegación policial, pues aquella acción sólo perseguía apresarle; a los militares poco les importaba que Cochez gozara de inmunidad. Al final de la historia, ese mismo día y luego de tres horas de angustia, la esposa de Cochez fue puesta en libertad por el Jefe de la Policía, el Teniente Coronel Leonidas Macías, quien cinco semanas después, el 16 de marzo de ese año, lideraba el primer intento de golpe contra Noriega, en el que Cochez fue parte.

Luego que Estados Unidos anunciara la apertura del juicio contra Noriega, el entonces presidente Eric Arturo Delvalle intentó destituir al “hombre fuerte de Panamá”. Pero los oficialistas en la Asamblea le dan la espalda y en una jugada política deciden derrocarlo, lo que provoca su huida hacia EE.UU.

En mayo de 1989 se realizan nuevas elecciones generales. El desempeño de Cochez, junto con los otros legisladores demócratas cristianos entre el 84-89 (Ossa, Arellano Lennox, Mejía y Montemayor), ayudó al PDC a convertirse en la tolda más votada en aquellos comicios.

En esta nueva contienda, Cochez aupó la creación de la  “Gran Fuerza Verde”, como se llamó el grupo de sus copartidarios candidatos en su circuito electoral. La estrategia produjo que la alianza se hiciera del poder con más de 42% del respaldo del electorado, otorgándole al PDC tres de las cinco curules del circuito. En el caso de Willy Cochez, ganó su curul con el beneplácito de unos 33.000 votos, siendo el más votado en todo el país.

Este segundo periodo legislativo no fue ejercido en el momento que correspondía, sino entre 1990 y 1994, pues al régimen de Noriega – que había ejecutado toda clase de maniobras fraudulentas – se le hizo imposible otorgar el triunfo a su candidato, Carlos Duque Jaén. En ese punto, el “hombre fuerte de Panamá” decide  anular las elecciones en las que había ganado para el cargo de Presidente de la República – por un margen de 3 a 1 – el opositor Guillermo Endara. El alegato utilizado por el dictador para semejante exabrupto fue impedir una supuesta “intervención extranjera”.

Así, en agosto de 1989 finaliza el periodo de la Asamblea y el Poder Legislativo del país queda completamente acéfalo. Sobrevino una crisis tan aguda que varios militantes del Partido Revolucionario Democrático (PRD), brazo político del dictador Noriega, comenzaron a conspirar junto a los opositores que se encontraban desesperados por dar con una salida, lo que lleva a un segundo intento de golpe, el 3 de octubre de ese año. Al controlar la situación, militares afectos a Noriega ejecutaron a los conspiradores.

  1. En ese escenario, Guillermo Cochez ya estaba completamente imposibilitado no sólo de ejercer como diputado sino también como abogado. El régimen militar había ordenado en todas las oficinas públicas no tramitar ninguna de sus solicitudes. Ante el asedio, decide aceptar una oferta de trabajo como Profesor invitado en el Smith College, en Northampton, Massachussets (clic aquí para ver contrato).

Detención Cochez 1989Forma parte entonces del grupo de opositores que divulga internacionalmente lo que ocurría en Panamá. En uno de esos viajes, cuando regresaba al país, desde Washington y Múnich, es detenido por el G-2 – el 27 de noviembre de 1989 – y liberado después de veintidós horas. Durante ese tiempo, Cochez estuvo esposado y su rostro cubierto por un grueso fieltro que difícilmente le permitía respirar. En el procedimiento le fue retenido su pasaporte, con el objetivo de evitar que abandonara Panamá. Su situación política-económica llegó a un nivel tan desesperante, que tuvo que idear un plan de escape con su familia para ser ejecutado el 4 de enero de 1990 a través de la base militar de Howard, en ese momento en manos de Estados Unidos.

La caída de Manuel Noriega, ocurrida con la invasión de los Estados Unidos a Panamá en diciembre de 1989, abortó la salida del país de Guillermo Cochez y el inicio de su contrato como profesor en Smith College. Comenzó así el inicio de una nueva etapa en su vida política.