Cochez-MediosDesde 1964, Willy Cochez ha aprovechado varias oportunidades de conducir diversos programas de radio, utilizando los micrófonos de emisoras como Radio Mía, RPC Radio, KW Continente, La Exitosa, Líder y Radio Guadalupe.

Precisamente fue en esta última estación que hizo gala de su creatividad a través de un espacio transmitido a medio día llamado “El Arrastrómetro” (1968), una especie de concurso en el que – con ayuda de las opiniones de una muy activa audiencia – se escogía al comunicador o personaje más “arrastrado” del régimen militar. Ese fue un momento que lo catapultó como un “luchador” político y social. Quien se ganó el premio fue el periodista oficialista Guillermo Rodolfo Valdés.

A Cochez siempre lo invitaban a debates en diferentes medios de comunicación. El 29 de mayo de 1986, el régimen militar pretendiendo motivar el diálogo nacional promovió con Televisora Nacional – TV2- una serie de debates entre opositores y oficialistas. El primero – y el último – se escenificó bajo el patrocinio de la Cerveza Atlas. Cochez representó a la oposición y el ingeniero José Isabel Blandón (padre), a la sazón poderoso director general del Instituto de Recursos Hidráulicos y  Electrificación (IRHE). En este encuentro Cochez atacó fuertemente al régimen militar por su participación en el tráfico de drogas y la gran corrupción gubernamental, dejando prácticamente sin palabras a su contraparte. La caricatura que mostramos refleja como la prensa local vio el debate: un Cochez  agigantado y un Blandón minimizado.

Debate Cochez BlandonDespués de este encuentro televisado – dirigido por el periodista Juan Barrera Salamanca – el régimen canceló el proyecto semanal que había promovido extensamente en la prensa nacional.

Cochez siempre ha reconocido que su experiencia radiofónica potenció al máximo su capacidad de enseñar; algo que quizá intentó replicar en sus experiencias en televisión. Aquí se hizo famoso, junto a Mario Rognoni, con el espacio “Fuego Cruzado”, transmitido a través de TVN canal 2 por 53 semanas. Justo fue aquí que conoció a Hugo Chávez, recién salido de la cárcel, a quien entrevistaron en exclusiva (Clic aquí para leer “El Chávez que yo conocí”).

Con Rognoni también compartió “Parámetro Informativo” en Radio Mía por cuatro años; y dos más estuvo con él en Canal 21. En cuanto al programa en TVN se acabó dada la conducta extremadamente crítica e irreverente de Cochez, quien no tuvo mayor reparo de denunciar a sus propios patrocinantes por la venta de licores a menores de edad.

El jurista además ha sido pluma habitual de otros tantos medios impresos. A finales de los 60 llegó a publicar algunas columnas sobre béisbol en La Estrella de Panamá. Sus primeros artículos de opinión – que datan de inicios de los años 80 –se ubican en el diario oficialista Matutino, permitido por los militares en un intento por hacer creer al mundo que había libertad de expresión en Panamá. También escribió para La Prensa y en su suplemento especial Quiubo.

Luego, logró que sus polémicas columnas fueran publicadas en otros medios de relevancia nacional como El Panamá América y La Estrella de Panamá (actualmente). Fuera de fronteras, Cochez logró captar la atención de miles de lectores con sus análisis en importantes periódicos como El Universal y El Nacional (Venezuela), La Nación (Costa Rica), El País (España), El Nuevo Herald (EE.UU.) y hasta el especial semanal de “The Americas” del estadounidense Wall Streel Journal a finales de los 80.

La trayectoria de Guillermo Cochez en los medios de comunicación social le demostró que el ex-presidente de El Salvador, su compadre, José Napoleón Duarte, tenía razón cuando le aconsejaba “Métete con gente que te suba a su nivel”.