Cable & Wireless se queda con B/. 34.5 millones del Estado

 PanamaAmerica-logonuevo

“Cable & Wireless (C&W) se queda con B/. 34.5 millones que le pertenecen al Estado panameño, sin contar con el dos por ciento de esa cantidad que le corresponde a los extrabajadores del INTEL”, denunciaron ayer los abogados Guillermo Cochez y Víctor Martínez.

De acuerdo con Cochez, la ilegalidad fue descubierta al examinar los estados financieros 2000-2001 de la compañía telefónica, por lo que se interpuso ante los tribunales panameños una demanda de “Bien Oculto del Estado”.

Según el abogado, la documentación revisada determinó que C&W está enviando regalías a la casa matriz en Londres, Inglaterra, antes de distribuir los dividendos entre sus socios: el Estado, propietario del 49% de las acciones; y los trabajadores, dueños del 2% de las acciones.

Agregó que las regalías justificadas por la telefónica durante cinco años suman hasta la fecha B/. 68 millones y se seguirá cobrando durante los próximos 15 años.

Luego de la denuncia presentada, El Panamá América trató de contactar a los directivos de la telefónica, pero se argumentó que la denuncia estaba siendo analizada para posteriormente emitir una opinión.

En rueda de prensa, Cochez explicó que a C&W le corresponde recibir dividendos por el 49% que tiene de acciones, pero el cobro o regalías que debe hacerse la compañía se realiza previo a la distribución de la ganancia que tiene que distribuirse con el Estado y los trabajadores.

“Lo que quiere decir que gane o pierda beneficios el antiguo INTEL, C&W va a recibir esas regalías, que sólo en el período 2000-2001 ascendieron a B/.14 millones 276 mil 806, con los que fácilmente, junto con los intereses que tal dinero producirá, habrán recuperado la inversión que hicieron al comprar las acciones de INTEL, S.A.”, manifestó.

Para el cobro de las regalías, sostuvo Cochez, la empresa británica se apoyó en un contrato (anexo 2) que estaría adjunto al de compraventa de acciones del INTEL, “pero tal anexo nunca se adjuntó al contrato que apareció publicado en la Gaceta Oficial”.

El contrato tampoco fue firmado por ningún representante del Estado y las copias en blanco reposan en los archivos del Ministerio de Economía y Finanzas, siguió explicando.

Agregó que otras entidades que negaron conocer el documento fueron el Ente Regulador, por no tener injerencia; la Contraloría, del que no recibió refrendo y la Asamblea, donde negaron haber discutido durante los debates el contenido del Anexo 2.

Acotó que a la gerencia de la compañía también se le solicitó el documento, sin embargo, no fue facilitado en el tiempo requerido, aunque la Ley de Transparencia obliga a ello por ser una de capital mixto.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas, Norberto Delgado, dijo desconocer la denuncia presentada por los abogados Cochez y Martínez o la supuesta ilegalidad incurrida por la telefónica.,sin embargo, expresó que se analizaría la demanda.

“Cable & Wireless es una empresa extranjera que ha realizado muchas inversiones en Panamá, por lo que primero habría que conocer los motivos expuestos por el abogado Cochez”, planteó el ministro.

Versión digital publicada el 25 de Abril de 2002 en Panamá América.